Del loyalty monitor 2009 a la implantación de NFC

El jueves estuve en una sesión de continuidad de IESE en Barcelona titulada La fidelización de clientes en tiempos de crisis: Loyalty Monitor 2009 y el programa Cinesacard.

No voy a contar la sesión aquí aunque estuvo interesantísima. Lo que sí diré es que me llamó la atención que en el Loyalty Monitor se publica que el 58% de la población en España tiene una tarjeta de Fidelización con una media de 2,2 tarjetas por cliente. Me parecieron pocas porque yo tengo muchas más, hasta el punto de que llevo el monedero que explota y cuando voy a pagar en el establecimiento que toca, no suelo encontrar la adecuada.

Fuente: flickr, tarjetas de visita

Aparece mi necesidad: ¡Ojalá pudiera llevar todas mis tarjetas –incluidas las de crédito- en mi móvil, siempre! No sé si esto ayudaría mucho a fidelizarme pero me ahorraría romper monederos y tendría la satisfacción de obtener puntos siempre que compro y aprovecharme de alguna oferta que otra que siempre hace ilusión.

Ayudaría además a las tiendas a conocer mis hábitos de compra (ahora sólo saben qué compro si llevo la tarjeta encima) y podrían hacerme ofertas que realmente me vinculasen con su marca y me harían comprar más. En fin, el sueño de los comerciantes también.

¿Cómo se puede conseguir llevar todas tus tarjetas encima sin que te ocupen en un monedero y poderlas utilizar cuando sea oportuno?

Pues el mismo jueves al volver de la conferencia, vi que en el NearFieldCommunicationsWorld había cinco noticias, algo insólito después del parón navideño.

Bueno no me voy otra vez:  La gracia está en que entrevistaban a Carl Atsushi Hirano, actual Presidente de la consultoría NetStrategy y uno de los artífices de la introducción en Japón del monedero móvil de NTTDocomo hace ya 5 años sobre por qué en Japón hay 60 millones de personas que utilizan el monedero móvil. ¿Veis por dónde voy?

Pues contaba que en Japón, todo empezó con la idea de por qué había que llevar tantas tarjetas de fidelización y de crédito en el monedero. Si te roban es un engorro renovar todas las tarjetas pero si todas las tarjetas estuvieran en el móvil, con una sola llamada al operador bloquearía todas de una vez. Como le gustaba la idea, creó Osaïfu Keitai, el servicio de monedero móvil japonés.

Supongo que es una versión muy simplificada pero lo que sí es cierto es que NTTDocomo además de encontrar la necesidad, pudo movilizar a todos los agentes de la cadena de valor (comprando empresas incluso cuando hizo falta) para lanzarse a la innovación tecnológica que ha hecho que 60 Millones de Japoneses lleven sus monederos en el móvil.

Monedero móvil. Fuente: Flickr por Eunice Sari

En Europa y Estados Unidos parece improbable que una única empresa pueda ejercer el rol de NTT Docomo pero dado que estoy segura de que muchos estaríamos más cómodos sin tarjetas y sin monederos, no dudo que tarde o temprano habrá quien encuentre la forma de sacar provecho a la tecnología y que podamos circular también sin monederos ni tarjetas.

Anuncios

4 pensamientos en “Del loyalty monitor 2009 a la implantación de NFC

  1. jalonso

    Con menos servicios que Osaïfu Keitai pero ofreciendo la posibilidad de realizar pagos por móvil, varias empresas de países en vías de desarrollo han tenido éxito en incluir financieramente a su población. El caso más sonado es el de Safaricom Safaricom M-PESA (Kenia)… pero existen otros que van por el mismo camino: Splash Cash (Sierra Leona), SMART Money (Filipinas) y Globe G-Cash (Filipinas).

    Gloria: Muy bueno tu blog. Te felicito. Espero que sigas informándonos periódicamente.

    Saludos desde Argentina

    Jorge Luis Alonso G.
    SMSocial
    Ideas sobre empleo efectivo de mensajes de texto como agentes de impacto social (énfasis en inclusión financiera)
    http://www.textosms.wordpress.com

    Responder
  2. Xavier Salat Maitret

    Apreciada Gloria:

    Tu observación me parece muy pertinaz y ojalà podamos disponer pronto de las infraestructuras para funcionar así. Pero como mientrras tanto no se nos resuelve el problema, podemos encontrar sistemas paliativos.
    Veamos:
    Me permito señalar que hay programas en que no hace falta llevar fisicamente la tarjeta encima.
    Por ejemplo, si reservas tus billetes de avión acxtualmente todos los programas de fidelidad de líneas aéreas te permiten introducir tus datos al hacer la reserva por internet. Como siempre ocurre con este tipo de programas, los mas recientes son los que simplifican mas los trámites. Por ejemplo Vueling no te pide ni tu nº de tarjeta. Te identifica con el email.
    Otro ejemplo: en Cortefiel tampoco es necesario llevar la tarjeta encima. Con dar los datos del DNI basta.
    Y en los supermercados Sorli Discau, basta con dar el nº de teléfono (fijo o movil) para identificarte. Esta solución se va a imponer en la mayoría de estos programas.
    Otras cadenas de supermercados ofrecen tarjetas de tamaño mini que pueden llevarse incluso en el llavero.
    En otros programas es necesario tener el nº de la tarjeta aunque no es necesario llevarla encima. Es el caso del RACC, suscriptores La Vanguardia, o tarjetas sanitarias. En estos casos una solución muy cómoda es llevar una fotocopia desplegable de todas estas tarjetas, copiadas en ambos lados del desplegable.
    Un cordial saludo

    Responder
    1. glorialozano Autor de la entrada

      Gracias por tu contribución Xavier y por la idea de la fotocopia desplegable!

      Ricard Mollet de PSM fue una de las fuentes de inspiración para este post y tú me ayudarás a que pare de romper monederos hasta que pueda cargar las tarjetas en mi móvil 😉

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s